domingo, 12 de septiembre de 2010

PRO- LOGOS

Antes de empezar nada, antes de que se escuchen las primeras palabras de este curso que empieza, sólo un minuto para dedicarlo, por entero y en silencio, a Ricardo Alarcón, por lo que todos sabemos.
SALVE.