lunes, 20 de septiembre de 2010

Alfa y omega

Empezamos. Hoy ha sido el primer día para todos y hay que reconocer que es agotador repetir (o escuchar) una y otra vez la letanía de la primera clase del curso. Pero hay que pasar por ahí y hemos sobrevivido. Hay caras nuevas y otras no tanto, hay viejos amigos y otros... no tanto (pero acabarán siéndolo, espero).
¿Novedades? Alguna. Nuestros amigos y seguidores no volverán a disfrutar durante este curso de las andanzas del 4º de Cultura Clásica ( y mira que lo pasamos bien) : la maligna matrícula nos ha sido adversa, ¡qué le vamos a hacer! (No te confíes, enemiga, algo se nos ocurrirá).
¿Decepciones? Alguna también. Pese a los ruegos y libaciones ("¿no quemé para ti grasientos muslos de ovejas..."), pese a que abracé suplicante las rodillas del hacedor de horarios, pues nada, que no hay suerte, que no nos quiere la fortuna y vuelve a colocarnos las horas de griego al final de la jornada. Chicos, chicas, otra vez cerramos el local, ¡y con el maestro Homero! Por las dificultades hacia las estrellas... podremos con eso y con más.
¿Esperanzas? Todas. ¿Entusiasmo? A tope.
Canta, Musa, y hazlo alto y claro que entran los jóvenes héroes.

3 comentarios:

Conchita dijo...

¡Vaya con esos horarios!

¡Que tengáis muy buen curso todos, pero sobre todo la seño que os va a guiar!

"Haberlas, hailas", pero como ella, pocas.

Anónimo dijo...

¡Ay esas horas de griego cuanto las voy a echar de menos! No temais a Homero ni deseeis traducir a Esopo pues es en el aedo ciego donde está la diversión. En serio, os lo dice un veterano, (bueno, que el año pasado estaba allí) disfrutad del griego porque aparte de griego nos enseña nuestras raices, a ser humanos y eso, creo yo, es lo importante.
Un saludo desde las negras naves aqueas

Cap.Nemo/Glaukopis dijo...

¡Ehhh, estáis ahí aún!¡No os hemos perdido!¿Cómo va ese viaje?¿Lo disfrutáis? Cuidado con los cantos de sirenas, las rocas que se mueven, los monstruos marinos, los vientos en los odres... sobre todo con los odres (en especial si no van rellenos de aire). Si seguís navegando cerca de la costa podremos ver vuestras velas en el horizonte. Volved a Ítaca de vez en cuando, disfrutamos esperando.