domingo, 25 de mayo de 2014

Después del canto Ω

El examen final siempre produce una sensación ambigua: por un lado la liberación, las "suertes echadas" y por otro el vértigo del vacío, del "ahora qué".
Pero no os dejéis llevar por los cantos de las sirenas, se avista la tierra patria pero nuestro barco aún debe llegar a la orilla. No desatéis el odre de los vientos, nos quedan unos pocos versos por desentrañar, os espero descansados mañana en clase para esos últimos golpes de remo.
Y para estimular al personal aquí os dejo el calendario de las pruebas, no debemos perder de vista los escollos para alcanzar la playa sanos y salvos.