martes, 7 de enero de 2014

Retomamos la marcha

Como cada año volvemos a la faena, sin quejas ni malas caras que ya hemos disfrutado de las vacaciones y podemos jugar con los juguetes nuevos un ratillo cada tarde entre las traducciones de esto y los temas de aquello. No es lo mismo que pasar el día tirado en el sofá pero tampoco es tan malo, ¿no?
En fin, es mejor no preguntar si no se quieren escuchar determinadas respuestas.
Cada año nuevo, cada día nuevo es una oportunidad de estrenarse de cambiar algo por otra cosa mejor, de probar sabores diferentes. ¿Y si este fuera tu año? ¿Ese en que triunfaste, el que te convirtió en ese a quien todos admiran? No lo sabrás hasta que no lo intentes, hasta que no lo vivas. Pocas opciones tan apasionantes como esta: vivir cada día como si fuera el único, resurgir de las cenizas y emprender el vuelo.
Chicos, chicas, grandes y menudos, levantad los corazones (y el resto del cuerpo con ellos) y ¡a comernos este 2014! Podemos con él: FUERZA Y HONOR.
Por cierto, eso me ha recordado que en el último coloquio sobre la Odisea se propuso un nuevo nombre para el papel de Odiseo que quizá debiéramos considerar.