domingo, 30 de septiembre de 2012

Soy griega...

Hace unos días escuchaba la intervención de un televidente en un programa que debatía sobre la "cuestión catalana". El joven universitario (y, por lo tanto, se supone que culto) afirmaba que si Cataluña se separase del resto de España sería como Holanda o Dinamarca, y él prefería ser "holandés a ser griego, italiano o portugués". No es este lugar para adentrarnos en la política nacional, no voy por ahí. Lo que me llamó la atención fue ese desprecio ante lo que significa "ser griego". No habló de estar en la situación actual de un griego, habló de SER, de ser griego.
En mi modesto entender ser griego es un privilegio, es ser heredero de una excepcional herencia (y no hablo de riqueza material, es evidente) sino de la cultural, de la estética; es sentirse partícipe del genio, contribuir a mantenerlo vivo. Es tantas cosas...
En fin, sólo se me ocurre algo peor que ser griego: no serlo, no estar a la altura de serlo.
Y hablando de quienes son griegos, aprovecho para enseñaros una preciosa campaña en favor de regreso de "algunos griegos" a su casa, a esa Grecia soleada y hospitalaria que sigue ahí, en un lugar que sólo algunos saben encontrar. ¿Queréis buscarla conmigo?

2 comentarios:

Asus Rio dijo...

Estimada, encontrè su blog justamente poniendo en google: sentirse griego y no serlo...impulsada por mi emocion que siempre me lleva a las lagrimas...basta pensar en grecia y una electricidad me recorre el cuerpo...sufro un desarraigo de un lugar que no es mi patria anagrafica (soy Italo Argentina)...estuve solo dos veces en Grecia...y hace 2 años que no voy y ya la extraño a morir...siento un desarraigo inexplicable...me siento profundamente Griega pero no tiene sentido...lo se bien...no importa si en mis documentos lo soy o no...pero yo me siento en alma muy Griega....puse esto en el buscador porque queria saber si hay gente que siente estos sentimientos....espero algun dia encontrar la respuesta....Un saludo...

Cap.Nemo/Glaukopis dijo...

Asus, me has sorprendido. No esperaba que esta reflexión encontrara un eco tan sentido. En todo caso es un placer compartir estos afectos contigo. La verdad es que Grecia nos lo pone fácil, siempre ha sido tierra de hospitalidad y aún lo es. Yo no la hecho de menos, junto al mismo Mediterráneo y bajo el mismo sol la construyo cada mañana junto a mis alumnos.