domingo, 14 de mayo de 2017

Estreno en el mundo mundial

Después de yoquesé cuántas jornadas dedicadas al libreto y los ensayos, por fin hemos acabado nuestra pequeñísima fábula mitológica. Aquí está en primicia para los asiduos a la stoa. Sentaos en las gradas y comprobad que veis bien. Empezamos.
Sed benévolos con los errores, la próxima vez lo haremos mejor.

jueves, 11 de mayo de 2017

Irresistibles

Los felicitamos, nos felicitamos, os felicitamos... la felicidad fluye por todos los ríos de nuestra stoa al enterarnos de la concesión del Premio Princesa de Asturias a Les Luthiers. Como diría una ilustre compatriota suya, ¡mecacho, cómo no lo habían hecho antes!
No se me ocurre nadie mejor para el Premio de Comunicación y Humanidades, ni para el Nobel de la Paz si me apuras. ¿Que no? Te lo demuestro con un clásico entre sus clásicos: Edipo de Tebas.
Ya sé que es en blanco y negro y del año 1.977, pero peor es lo de Homero,;y ya sé que está lleno de juegos de palabras, guiños y chistes; y que hablan de un señor que no conoces, Johan Sebastian Mastropiero, pero, ¡por todos los dioses! intenta seguirles el juego y disfrutar. No te vas a arrepentir.
Si eres capaz de permanecer serio durante este vídeo es que estás muerto.
Si es que no me puedo resistir, ahí va otro. 

lunes, 8 de mayo de 2017

Siguiente propuesta

La realización de un portafolios en la red puede ser la manera de demostrar al mundo y a nosotros mismos que trabajamos en un proyecto digital y avanzamos en ello. Antes de acabar el curso vamos a ponernos a prueba y confeccionar una página personalizada para cada uno en la que mostrar lo que somos y, sobre todo, lo que somos capaces de hacer. Será un curriculum vitae digital, actualizado, personalizado... ¿Pido mucho? Noooo, lo verás si lo explicamos un poco.

Nota: Ya sé que se espera de una "profe" moderna como yo que se apunte a cualquier innovación que le salga al encuentro, pero con la cuestión lingüística me sale la vena clásica y no hay manera de que me meriende el término "portfolio" sin chistar.

domingo, 23 de abril de 2017

Contando, contando...

Hemos llegado sin apenas darnos cuenta. Nos fuimos de vacaciones y al regresar ahí estaban, gordas, redonditas y relucientes: cincuenta mil visitas. Desde que pusimos por primera vez los pies en esta nuestra stoa virtual han pasado siete años y pico y ha llegado la hora de hacer balance (¡y fieeeesta!).
Primero el balance: Desde aquella primera entrada del 17 de enero de 2010, nos hemos ido asentando como comunidad digital. Hoy el Departamento de Griego ha digitalizado todas las materias que imparte, ha institucionalizado la comunicación electrónica entre todos sus miembros (que no soy solo yo, son todos mis chicos y chicas) y ha incorporado el trabajo en, por y para la red como un modo habitual de aprendizaje. Durante los últimos tres años empujamos el tren del bachillerato digital con todas nuestras fuerzas y abanderamos la idea de que somos clásicos (nunca renunciaremos a eso), pero siempre en la vanguardia educativa.
Para nosotros 50.000 visitas son un mundo. Son otros tantos estímulos para seguir, otras tantas sonrisas, guiños cómplices o palmadas en el hombro (que esto de los clásicos tiene sus amarguras). Por eso la conclusión final es sencilla:
a los que habéis estado ahí, en silencio o dejando comentarios,
a los alumnos que nos inspiran y han inspirado estos años,
a los que nos han enseñado los trucos (y todavía nos han de enseñar otros nuevos),
a los que nos han criticado (aunque duelen, las espuelas nos hacen correr más),
a los que nos quieren y nos animan, incluso cuando no lo merecemos,
a los que nunca les agradecemos lo que nos dejan hacer,
a los que nos perdonan cuando metemos la pata,
a los que nos ceden parte de su trabajo,
a los que toman el nuestro y le dan nueva vida,
a los que entran, miran y se van,
a los que entran, miran y se quedan.
En total seguro que ya me he pasado y se me quedan cortas las cincuenta mil gracias. Pero todavía me quedan en el almacén.
La fiesta está en el aire y no tardará mucho,,, ¿Os he dicho ya lo de las cincuenta mil visitas?


lunes, 17 de abril de 2017

Lo hemos vuelto a hacer

Antes de irnos de vacaciones nos pasamos por la UPCT y grabamos una nueva entrega de nuestras clases invertidas (hay que buscarle a esto un nombre mejor, ¿no os parece?) y aquí está. Os lo dejamos en primicia absoluta para que lo disfrutéis tanto como lo hemos hecho nosotros.

Como nos parece que estos trabajos van camino de convertirse en míticos pronto les dedicaremos una página específica, para que vean (para que nos vean, quiero decir).
Nota: Pocos minutos después ya está lista nuestra nueva página a la que hemos llamado Dionisíaca por aquello de ponerlo todo patas arriba...

jueves, 30 de marzo de 2017

Y aplaudimos...

... pese a todo, como dirían Les Luthiers. Aplaudimos con ganas la interpretación, el montaje audiovisual, e incluso algunas partes del texto. Aplaudimos el buen trabajo hecho, mejor rato pasado, la energía, la alegría, la gracia de un actriz espontánea, el agradable día pasado, el sol radiante que nos coloreó las mejillas, aplaudimos muchas cosas.
En nuestro coloquios de ayer a pie de escenario, y en los de hoy en clase, hay buen balance y vaya eso por delante: al público le gustó, punto redondo. Aplausos otra vez.
Pero esta que escribe saben ustedes que es la princesa del guisante en cuestiones clásicas y encontré el mío bajo el colchón en La Odisea. En dos palabras: poco Homero. Mucho más en el primer tramo que en los otros dos (no destripo nada que no indique ya la sinopsis de la obra). En el aedo, aunque a ratos me pareció que se despistaba por las muchas ramas de la mitología, digamos que eran "cosas de la edad". El relato de la Odisea "propiamente dicha" me gustó, un poco acelerada, pero me gustó.
¿Por qué corría tanto? Porque tenía que dejar tiempo para los otros dos momentos de la obra en los que ya no reconocí a Homero, ¿quizá porque no estaba?
Me pareció interesante su propuesta (el que quiera detalles que vaya a ver la obra) pero no la comparto. No creo que esa intención, esa solución o esa visión (cada uno llámele como quiera) esté enraizada en Homero. No es la Odisea de Homero, es "Otra Odisea", "Su Odisea" o la "Odisea vista por..." Pero no pongas en boca de Homero (o de Sófocles, o de Perico el de los palotes) lo que ellos nunca dijeron, lo que, si me apuras, nunca habrían dicho.
Pongo un ejemplo, sutil pero creo que válido: se repetía varias veces el comienzo de la Odisea: "Canta Musa que inspira al hombre de muchas mentiras..." El término que utiliza Homero es πολύτροπον que se traduce habitualmente por "hábil, diestro, astuto o multiforme" y etimológicamente viene a ser "el que tiene muchos recursos, el que se expresa de muchas formas"; pero nada se dice de mentiras, falsedades o inventos. Es cierto que Odiseo es un fingidor nato. Es cierto también que Homero nunca le llama mentiroso. Y es cierto que eso es por algo. Odiseo es un héroe, hasta ayer lo era, los héroes pueden mentir en lo accesorio, pero no inventan sus hazañas. Si un héroe pierde su historia, si la destruyes, ¿qué queda? NADIE.
Homero nunca lo hubiera consentido.
Nota: Perdón por ser tan chinche, amigos del Aedo teatro; os respeto profundamente por vuestro empeño en la divulgación de los clásicos. Disfrutamos de vuestro trabajo y nos servís mucho de punto de partida para nuestra revisión de los textos, aunque no coincidamos. Gracias por ello. Además, bastante penitencia fue la dichosa pregunta de la "iconoclastia absoluta", con el hambre que hacía. Una vez más, aplausos.